¿Dónde estás?

 

 

Justo aquí, justo ahora, justo en este instante

no tienes que ser mejor ni peor,

ni más bueno ni más malo,

ni más o menos honesto

ni más o menos especial,

ni más o menos amoroso

ni más ni menos divino.

Aquí, siempre aquí, eres lo mejor de lo mejor.

 

Ahora no tienes que solucionar problemas de nadie,

¡jamás! deberías hacerlo.

No has nacido para resolver problemas,

ni has nacido para aprender o enseñar,

estás aquí, justo aquí, para observar como la Vida se vive en ti,

para experimentar la Luz, para vivir lo que ya es.

 

No te sientas un pecador, ni un irresponsable,

qué más da lo que digan de ti.

No te avergüences de nada, tu verdadero Ser es puro.

En este instante sin tiempo, justo aquí, ¿qué necesitas?

¿quién te necesita? ¡déjate sorprender!

 

Aquí mismo, ahora mismo, es tu meta,

no te precipites, no te anticipes ni te demores,

no hay camino aquí, ¿qué prisa debes tener?

No hagas carreras ni vayas al galope con la Vida,

la Vida no tiene prisas, la Vida es Vida allá donde estés.

 

La Vida es silenciosa, justa, sabia y amorosa,

no te angusties por nada ni por nadie,

las decisiones que deban tomarse se tomarán igual,

sin que tú tengas que esforzarte.

 

Sumérgete en la paz y en la maravilla silenciosa de este instante vivo,

dónde la Vida fluye en paz, sin prisas y sin pausas.

déjate empapar de alegría infinita, de arte y  sabiduría.

déjate acariciar por la brisa de los mares, por el Sol y las estrellas,

 …. todas tus respuestas surgirán de ahí, del Silencio eterno.

 

Tú no tienes que ser el mejor hijo, el mejor padre o el mejor en nada,

 estás aquí, siempre aquí, ya Eres lo mejor de lo mejor.

Tú no tienes que amar con condiciones, ni esperar que se te ame así,

el amor absoluto no está allá ni en el más allá, está justo aquí.

 

En este momento, en este preciso instante, no necesitas más,

lo tienes todo aquí, ¿qué te falta o qué te sobra?

¿Qué más puedes pedir? Si lo único que necesitas ya está aquí.

Sé cómo la naturaleza, permítete todas las climatologías.

 

La flor, no sólo es flor, desprende belleza y perfume.

Tú no eres sólo persona, eres Vida, eres Luz y Amor.

El que sepa leerte te leerá, el que sepa verte te verá, 

y los que no ¿por qué los necesitas?

 

¿Dónde estás? 

No necesitas metas, siempre estás presente,

tú siempre estás ahí, en el lugar adecuado y correcto.

Todo lo que te suceda ahí, es sin lucha y sin necesidades,

todo lo que encuentras ahí, es un placer para los sentidos.

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre ahí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque tu eres Eso que tanto has andado buscando.