El problema más grave del ser humano

El problema más grave que tiene el ser humano antes de reconocer su totalidad, es creer que ¡esto! es un problema, es imaginar que ¡esto o aquello! lo que ya está sucediendo, no debe suceder.

 

La persona que cree tener vida propia, suele sentirse mal o culpable si en su intimidad suceden cosas que no se acepta sentir, porque imagina que puede controlar y evitar lo inevitable, no se da cuenta que nadie tiene una vida, nadie puede mover este ahora.  ¿Ves algún problema ahora mismo, aquí? ¿Ves el mundo que imaginas allá afuera, con problemas, ahora mismo? ¿Ves algo o alguien sufriendo ahora mismo, siempre ahora mismo? ¿Te atreves a definir este instante vivo que tú ERES, como bueno o malo, mejor o peor, exitoso o fracasado, celestial o infernal, divino o caótico? Nadie puede definir lo indefinible, porqué este instante vivo ¡ES!, ya está realizado.

 

Puede haber sensación de pérdida o incomodidad en el cuerpo, pero el sufrimiento es opcional. Ahora ¿puede haber dolor sin sufrimiento? por supuesto que sí, ¿quién es el que sufre? el ilusorio yo que se mueve en el tiempo que no existe, ¿Dónde ves el tiempo, ahora, si siempre es ahora? Si ves, con total lucidez, que siempre es ahora, que siempre es hoy, que siempre estás presente, comprenderás que todo aparece y desaparece espontáneamente en ti, que todo cambia menos este instante vivo que tú eres, ¿qué o quién puede alterar este instante siempre presente? Nada, nadie. Tú no eres el que sufre, la que sufre es tu mente que ha inventado un personaje, si lo ves, se abre un mundo nuevo. El sufrimiento es opcional, puesto que sólo sufre la personalidad, el ilusorio yo. La mente construye el tiempo porque cree tener identidad propia, imagina que ahora puede suceder algo más sagrado y más divino que ¡esto!, porque le vendieron que hay que sufrir para vivir, ....sólo sufre el ego ilusorio que se siente atado al mundo, al inventar una historia que no es real, .....ahora mismo, siempre ahora mismo, no existe nada más que ¡esto! y más tarde ¡aquello! Siempre vives y experimentas LoQueEs. La mente personal ve problemas en todo, quiere anticiparse y demorarse siempre, para tener una vida mejor que ¡esta! La Vida ya te está sucediendo plácidamente, pero la mente paralelamente construye un sueño hipnótico, no pasa de los ayeres y de los mañanas, Tú no eres esa mente, ni eres la película, ni eres un puñado de pensamientos, recuerdos o anhelos, no eres las emociones o las sensaciones que aparecen y desaparecen en el cuerpo, tampoco eres un cuerpo con su historia personal, tú siempre estás ahí, eres sin forma y sin tiempo, eres la Vida. Todo en ti es adecuado y perfecto. Eres este instante vivo, totalmente indefinible, siempre presente, ¡Existes! ¡Eres! nada más, eres ESO que, consciente o inconscientemente, acoge toda la manifestación. Lo que eres ahora mismo, siempre ahora mismo, es totalmente indescriptible.

 

Tu verdadero Ser jamás te hará sufrir, precisamente quiere que dejes de sufrir, está haciendo lo indecible para que lo veas. Tu verdadero Ser es justo lo contrario de lo que reinterpreta esa mente con la que te has identificado. La personalidad está a años Luz de la Presencia. La mente ha hecho de la vida un circo, un teatro, algo personal. Lo único que quiere tu verdadero Ser es que recuperes la lucidez, para que veas, con total claridad, que la felicidad sin causa que tanto anhelas encontrar está siempre ahí, siempre ahí,  siempre has sido tu.

 

Tú verdadero Ser no es un pecador, un perdedor, un fracasado o un desastre, ni es nada de todas esas barbaridades, etiquetas o estupideces que el mundo te ha dicho y tu te has creído. ¿Ves algo que sea un pecado ahora mismo? Lejos de lo que ha aprendido a definir esa mente soñadora que ve problemas en todo, tu verdadero Ser es Amor absoluto, es justo todo lo contrario de la dualidad humana. Tu verdadero Ser es el UNO, es este instante vivo, totalmente neutral, impersonal e incondicional con todas sus criaturas. Tu verdadero Ser es Unidad con todas las formas de vida que aparecen y desaparecen en la consciencia, es la esencia misma de todo lo que es y de todo lo que no es.

 

 Por más graves que te hayan parecido tus supuestos errores o pecados, han sido esenciales, perfectos, divinos y sagrados para llegar hasta aquí, tu supuesta imperfección ha sido esencial para que veas que tú no eres lo que ya sucedió ni lo que sucederá. Tú eres, únicamente, este instante vivo, VIDA, nada más. Tú no eres una historia o un relato en la cabeza, tú no eres lo que fue o lo que será, tú no eres lo que te contaron y te creíste, tú ERES indefinible. Eres Eso que impulsa y ama todas las formas de vida que aparecen y desaparecen ahí, justo ahí, en la Presencia. ¿Ves algún problema aquí mismo? Si tu mente no se aleja de la Presencia, ¿qué problemas ves aquí? Pues como este instante vivo, perfecto e inmaculado, todos los instantes de tu vida han sido así, sin problemas, jamás ha habido error u omisión en ti. Todo es un fiel reflejo de ti. Aquello que te cuentas es de la naturaleza de un sueño. ¡Esto! que ves, esto que está sucediendo sólo es una manifestación más de las que aparecen y desaparecen en ti. No eres lo que aparece, eres Ese a quien todo le aparece, a quien todo le sucede. ¡Esto! no es ni bueno ni malo, esto no es ni mejor ni peor, Esto es lo que Es.

 

El problema más grave que tiene el Ser humano es anticiparse y demorarse, es ver un problema en ¡esto!, es imaginar que ¡esto! no es lo que anda buscando, es suponer que todo lo que acontece en la consciencia es un problema, es hacer personal  la impersonalidad de la Vida que ya está sucediendo. El problema es personalizar lo impersonal. No somos lo que nos sucede, somos Presencia, Vida Consciente de sí misma, totalmente indefinibles,  nada más y nada menos.

 

Nuestras historias, nuestra película llamada "el Mundo y yo",  esa seriedad e importancia que damos a nuestros relatos, es hacer de la Vida algo personal, ese es el grave problema o el drama eterno, porque la Vida no tiene ningún tipo de sentido, jamás irá más lejos ni más cerca del ahora, jamás se labra un destino ni tiene un camino por el que tú debas luchar, jamás iremos en un más allá,  siempre estamos ahí, siempre estamos presentes. El único propósito que tiene la Vida es ¡VIVIR SIN SUFRIR! es nuestro derecho innato, pero sólo se consigue cuando reconocemos nuestra ignorancia, cuando vemos que la mente nos engaña y que es nuestro peor enemigo;  la mente cree tener libertades que jamás ha tenido, se imagina más lista que la Vida, así es como imaginamos ser un personaje que nosotros mismos hemos inventado. Cuando evidenciamos no saber nada de esa grandiosidad, cuando nos rendimos al Ser siempre presente, vemos, con total lucidez, que no somos un simple personaje con su relato e historia personal, somo mucho más, somos esa totalidad, este vasto espacio de la Consciencia siempre presente, siempre abierto a todo lo que es.  Si nos rendimos al Ser siempre presente y experimentamos la aventura, viviendo como niños, sin saber lo próximo que nos sucederá, sin anticiparse ni demorarse, sin ir más lejos ni más cerca del ahora, poco a poco o súbitamente la mente se rinde, entonces regresamos al Hogar, a la Presencia Despierta, que es donde se halla la felicidad sin causa, nuestro auténtico hogar. 

 

anna