El Mundo Es, pero no es.

 

Todo lo que ahora mismo no esté aquí, no es.

Todo lo que ahora mismo no esté sucediendo aquí,

no sucede en ninguna otra parte.

Aquí, ahora mismo, sólo hay lo que hay,

y, lo que hay, es el mundo, tal como lo ves.

 

 El mundo es un espectáculo brillante y fascinante,

es, pero no es; sucede, pero no sucede.

El espectáculo de exteriores es movimiento constante,

parece muy real, pero sólo se mueve y cambia espontáneamente

 en el espectáculo divino de interiores.

Todo es un sueño hipnótico, 

aunque uno muy persistente.

El misterio se desvela cuando ves LoQueEs.

 

La mente construye la idea de que

lo que se imagina o se relata es real,

y, si hace falta, viajará a la época de Adán y Eva,

al futuro o en las épocas de los dinosaurios,

sólo para demostrarte que el tiempo existe,

sólo para que te alejes de tu divina Presencia.

 

La mente, si hace falta, te enseñará fotos de tu pasado,

con tal de no perder su trono de sufrimiento inútil, 

con tal de no reconocer que ¡siempre! está ausente, debatiéndose

entre el bien y el mal, entre lo que fue y lo que será, jamás presente.

Una foto sólo es una foto, no es lo que AHORA ERES.

Lo que cuentas de esa foto es un relato de un sueño personal.

La verdad siempre está presente, es Consciencia Presente,

lo aparente, un anhelo, una ilusión, un sueño, una imagen

una historia, un recuerdo o una ilusión, 

hace acto de presencia en la imaginación hasta que aceptes la realidad,

pero ese instante vivo, ya realizado, ni Dios lo puede alterar.

 

El tiempo es una invención del hombre, siempre es hoy, siempre es ahora,

jamás, por más que insista esa mente en viajar a mundos raros,

al pasado y al futuro, Tú, no puedes ser en otro momento que ahora, 

no puedes ser en el mañana ni en el ayer, eres ¡siempre! ahora.

Siempre estás presente, siempre eres ahora,

siempre estás contemplando la propia manifestación,

lo que consciente o inconscientemente has venido a observar.

 

¡Esto! tal como lo ves, únicamente, aparece en la Consciencia,

tú, no eres lo que aparece, tú eres Ese a quien todo le aparece,

porque siempre en el ahora, estás presenciando u observando

la propia manifestación, nada más. 

Ahora Eres. Únicamente Eres ahora. Nada más.

 

Nada de lo que aparentemente experimentaste

ayer o en la niñez, volverá a aparecer o a desaparecer igual.

Todo recuerdo sucede en la mente, todo anhelo también,

pero lo que Eres, no es lo que fuiste ni es lo que serás.

Tú eres este instante vivo, ya realizado, nada más.

 

Todo lo que ves manifestarse en la consciencia,

cualquier pensamiento, recuerdo, anhelo o emoción,

cualquier imagen, personajes, libros o palabras

no es lo que tú eres, consciente o inconscientemente

lo acoges, lo observas,

porque eres Ese que observa, escucha,

lee o toca todo lo que Es y todo lo que no es.

 

El mundo te dijo que tu eres una persona con poder de elección

para poder mover los tiempos y las historia, y tu te lo creíste,

porque esa sensación de Yo existo ahora, yo soy ¡siempre! ahora,

se confundió con ser una persona que viaja en el tiempo

que puede mover la historia de "su vida"

pero este instante vivo ¡ya realizado! es inamovible

es indefinible, siempre se sostiene solo, sin ti, sin mi, sin él.

Se define a sí mismo, porque ese instante vivo ¡eres TU!

 

Yo sucedo en tu imaginación, tu sucedes en mi imaginación,

el mundo que imaginamos allá afuera, sólo sucede

en nuestras imaginaciones, y son nuestros relatos

los que nos impiden estar presentes, siempre ahi,

pero si dejamos de imaginar y nos centramos en lo obvio,

en la maravilla eterna de Lo Que Es, te das cuenta del sueño,

ya que por más que insista nuestra mente en cambiar lo que es,

por más que idealicemos un mundo mejor que ¡esto!,

no lo consigue, no puede atrapar la Luz.

¿Me puedes decir, que hay mejor que poder SER plenamente

este instante vivo? ¿Dónde está el mundo ahora, el ayer o el mañana?

 

Sin relatos en la cabeza, ¡esto! que ves aparecer ahora,

es lo único que hay, nada más puede estar ahí,  y ¡esto!

no puede derribar ni matar este instante vivo,

porque, más allá de la falsa creencia de ser una persona,

este instante vivo eres Tu, eres siempre tú, siendo la Vida.

 

Tú ya estás despierto e iluminado ¡siempre! eres la Vida,

indefinible, insuperable, inmejorable, incondicional e inmortal,

pero la mente que siempre está a años luz de Ti, no lo ve,

así que  inventa fórmulas y tiempos, personajes e historias,

pero jamás ¡jamás! conseguirá impedir o mejorar LoQueEs.

 A un nivel muy profundo, tú ya lo sabes,

y aquí lo estás recordando, porque nada es como 

imaginamos o nos relatamos. Todo Es tal como Es, sin más.

 

"Tu mundo" y "mi mundo" no existen; ambos mundos

nos suceden en la consciencia personal. El mundo real,

siempre está presente, siempre está realizado, siempre

redimido y armonizado, siempre feliz porque es lo que Es.

El mundo exterior no está separado del mundo interior,

suceden en la Consciencia Presente, sólo hay unidad,

mundo interior es el único mundo que hemos venido a salvar.

Si tu te salvas de la ilusión, verás ¡siempre! el mundo real, tal como Es.

 

A un nivel muy profundo, todo está aceptado,

todo está perdonado y todo está redimido, 

porque todo ES mucho más allá de lo que ese organismo

cuerpo-mente pueda ver, pensar, sentir o comprender.

El Ser se mueve espontáneamente, susurra en los sentidos,

fluye más allá de la ilusión, la historia y el tiempo en el cuerpo,

pero tu no eres el cuerpo, habitas siempre en el corazón

mismo de tu verdadero Ser, ¡siempre presente!

 

anna