Con la Verdad por delante....

Con la verdad por delante…. ¿qué miedo puedes tener?

 

Si tú eres honesto contigo mismo, ¡siempre! ¿A qué o a quién puedes temer?

 

La Vida se vive en ti. Eres tú el único del mundo mundial que ve y sabe lo que sientes, el único que ve o sabe lo que piensas, que ve y conoce lo que intuyes, eres el único que sabe lo que comprende o lo que no comprende esa mente, lo que comes, hueles, escuchas y observas. Nadie más, absolutamente nadie más, sabe de tu más absoluta o sagrada intimidad. Nadie más que no sea la Vida viviéndose en ti, puede revelarte la verdad.. Que no te vengan con falsas verdades de que hay que ser así o de que hay que ser asa, nadie ha podido, nadie puede ni nadie podrá cambiar la eterna Verdad, ni nadie va a sentir la Vida por ti, nadie puede reconocerse a través de tus sentidos, nadie puede trascender el sufrimiento humano por ti, sólo tu puedes a través de tu divina experiencia, siendo uno con la Vida que se vive ahí, en ti. No hay más. La invitación intrasferible es para verte a ti. 

 

Si tú no te aceptas tal como eres, si tu no consientes tu verdad, si tú no eres profundamente sincero en tu intimidad, si no te respetas profundamente tal como eres, no vayas después por ahí suplicando que se te entienda o que se te vea mejor de lo que ya eres, ni vayas implorando que todo te suceda diferente. Si tú no aceptas tus defectos, igual como aceptas tus virtudes, si tu no te haces amigo de tus fracasos igual como de tus éxitos, tampoco vayas por ahí viendo sólo maldad o defectos en los demás, no vayas diciendo que la Vida es injusta, porque los demás circulan ante tu divina presencia sólo para que te veas, sólo para hacerte el inmenso favor de que te aceptes tal como eres,  hasta reconocer, ver y aceptar tu totalidad. Los demás son un reflejo perfecto y divino de ti. No supliques que nadie vea tus supuestas buenas intenciones tal como te agrada que se vean, ni implores que te sucedan cosas milagrosas o mejores, tal como te agradaría que te sucediesen. Si tu no admites tu supuesta maldad o tu supuesta violencia moviéndose o circulando a través de ti, sabiendo que todo es de nadie, serás como la inmensa mayoría de personas que pretenden hacerse felices en esta humanidad sin conseguirlo realmente, porque no verás que la felicidad sin causa, siempre ha estado ahí, en ti, siempre. Si tu no conoces tu totalidad, caminarás como la inmensa mayoría, ciego y sordo casi de nacimiento o te comportarás como un lobo disfrazado de cordero, o como un cordero disfrazado de lobo, exactamente igual como los demás, que por desgracia, todavía son muchos los que predican creyéndose maestros e iluminados, sin quitarse las máscaras de falsedad, por miedo a ser castigados o por pánico al que dirán, por el pavor que sienten al tener que reconocer y confesar su más absoluta ignorancia, lo que tanto cuesta reconocer, puesto que para poder vivir con la propia Luz y con el propio Amor  debemos aceptar conscientemente todo lo que nos sucede en el sí mismo, tanto la parte femenina como la parte masculina, tanto lo bueno como lo malo, tanto los pensamientos  como los sentimientos, por igual. No somos los pensamientos que nos suceden, somos a quienes les suceden. No hay nadie en esta vida que pueda hacerte daño, porque no existe una cosa llamada mal y otra cosa llamada bien, sólo hay lo que hay. Simplemente hay Luz, verdad, Lo Que Es. Los aparentes malos de la película ni de la aparente maldad que no quieren evidenciar en el sí mismo son propietarios, y los buenos, ni de su supuesta bondad que van enseñando por ahí, a los cuatro vientos, pueden sentirse dueños y señores. Nada ni nadie en el Universo tiene poder sobre nadie, si tu no se lo das, ni nada o nadie es propiedad de nadie.  Sólo hay Vida sucediendo espontáneamente. Nadie puede manipular, tergiversar o controlar la eterna Verdad.

 

Tu más absoluta honestidad va a marcar un antes y un después. Es como haberse bebido el suero de la verdad, es evidenciar siempre lo que uno siente, piensa y expresa. Si eres verdad o si eres mentira sólo tu lo sabes. Hay verdad si uno se ajusta a lo que verdaderamente sucede en el instante presente, hay verdad cuando no hablas por hablar, si expresas sin manipular ni controlar nada, si hablas desde un conocimiento íntimo y profundo. Tu más absoluta honestidad no es lo que uno imagina que debería suceder, ni lo que uno imagina o supone que debería haber sucedido, es lo que es. Ante la verdad, ni los necios, ni el más perverso, ni el más santo o el más sabio pueden hacerte temblar.  

 

Tu pase de oro hacia la felicidad sin causa, está ¡siempre presente! Si eres verdad día sí y día también con la Verdad, olvídate del bien y olvídate del mal, olvídate de la falsedad, olvídate de las máscaras, olvídate de la infelicidad. Ya lo dijo Jesucristo, conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. La mentira de los tontos o la gilipollez humana lo único que hace es hacerte esclavo de ti mismo, es hacerte imaginar que unos tienen más y  que otros tienen menos oportunidades que tú, es hacerte creer que hay alguien o algo que tiene más o menos derechos que tú, o más o menos verdad que tú..  ¡Siempre es ahora! Tú eres lo mismo que yo soy, exactamente lo mismo que todos somos, exactamente lo mismo que cada cosa Es, VIDA, y, en esta vida, todas las formas de vida que hay, se manifiestan ante ti, para que puedas reconocerte más allá de todas tus sombras y mucho más allá de todas tus supuestas virtudes, puesto que ¡todo! es de nadie y es de todos. La Vida es un asunto de amor y de verdad con la existencia.

 

No te fíes de nadie, ni de tu propia sombra, simplemente reconoce tu verdad, sé honesto contigo mismo a más no poder. Ante la verdad, ante esa Luz, ante el Amor absoluto siempre Presente, ninguna oscuridad puede permanecer, nada ni nadie puede hacerte daño cuando has visto y has reconocido la totalidad, puesto que la Verdad máxima ERES TU, eres siempre tú.

 

No implores más justicia que la Verdad, porque la Verdad ¡siempre presente! es lo único que cuenta, es lo único que te hace libre,  es lo único que te despoja de todo sufrimiento humano, ....todo lo demás es un espectáculo fascinante y brillante, es pero no es, son recetas y sucedáneos que sólo les sirve a los que persiguen la falsa bondad, el falso poder, la falsa libertad, la falsa gloria, todo lo falso para recrearse una y otra vez en el drama eterno de la humanidad. Sólo permanecen en la ilusión los falsos personajes, los que no viven ni dejan vivir,  los que creen que para vivir hay que sufrir. Aléjate de la mentira y de la falsedad, permítete ser uno con la verdad ¡siempre! y la verdad te hará libre.

 

Sólo hay Vida siendo vida, nadie que tenga una vida en propiedad por la que hay que luchar. Sólo hay verdad, siempre presente, y nada ni nadie la puede poseer, ni enseñar, ni retener, siempre es la maravilla eterna de lo que es.

 

Bienvenido al hogar. Si has llegado hasta aquí, viendo con total lucidez que tú eres uno con la Verdad, has regresado a la Presencia, donde ya no tienen cabida las máscaras, ni la falsa bondad ni la falsa maldad, ni el falso más allá, ni el falso yo, ni el falso Dios que el aparente mundo ha inventado para someter a la humanidad, porque todo, ¡todo! es la maravilla eterna de lo que Es, lo indefinible de la Vida.

 

anna serrat