La Vida, muy inteligentemente, siempre ha jugado con las palabras que son de nadie.