El paisaje que veas, sea de la naturaleza que sea, artificial o natural, sea en la ciudad, sea a través de un  visor de la cámara, sea en redes sociales, sea cualquier forma de vida o imagen que aparezca en tu Ser, no sería como tu lo ves, sin tu preciosa luz.

 

Todo resuena perfectamente bien en el Ser, cuando la luz viene al encuentro.

 

Un diminuto punto de vista dual no puede ver la perfección de la Unidad en todo.