No existe un micro mundo separado de un macro mundo, tampoco existe un cosmos allá afuera separado del auténtico Yo. En realidad, no hay nada que esté separado del vasto Ser. La separación con el todo, es una bendita ilusión. Todo y todos es un apoyo divino y perfecto para encender la luz de la Consciencia, hasta fundirte con el Amor.

 

Cuando la consciencia ha despertado, que suele suceder cuando uno se rinde, te das cuenta de que "yo y el mundo" es lo mismo. Si quito el concepto mundo, si fulmino el personaje por el cual me tomé, si me libero, con la ayuda de la Vida, de esa idea preconcebida de tener una vida en propiedad, lo que queda es SER, vida sucediendo para nadie, la visión natural de Eso Que Es.

 

Mientras se está en la crisálida de la personalidad, para pasar de oruga a mariposa, nadie debería atreverse a dar lecciones de vida a la Vida impersonal que cada cosa y cada uno ES, porque lo que para el mundo viejo, caducado, necio o arcaico, es una mariposa, para el SER, es un vivir sin morir en un mundo nuevo, reluciente y real.

  

Para nada el pequeño yo es el centro del Universo como cree ser, simplemente yo soy como yo soy, nada más.