La relación más liberadora de todas, es la que esta Consciencia ha mantenido con la madre naturaleza. La mera presencia de todas las formas, hablan por si mismas.

 

Hay que estar muy ciego para no ver que no hay múltiples vidas, ni múltiples inteligencias. Sólo hay un Ser, y se ve, o no se ve. Lo que sí hay, en la especie humana, son múltiples películas, múltiples sueños que nos hacen ver que, como personas, todos somos muy ignorantes ante el Ser Absoluto, y, aunque ignoremos cosas muy distintas, sólo se precisa la propia película de amor para liberarnos de la hipnosis, para que la Consciencia pueda despertar, nada más.