Existir significa existir. Ser significa Ser. Vivir significa vivir.

 

Si ayudo a personas a hacerles creer que como personas, algún día, lo conseguirán, el drama está servido, es lo que se va heredando de generación en generación. No somos personas, somos pura Vida, lo más maravilloso que hay. La sensación de ser persona, tan sólo es una sensación, es profunda ignorancia que forma parte del sueño o de la película melodramática que se precisa para despertar de la hipnosis.

 

En mis ausencias, lo único que me mantiene viva y despierta, es la Luz amorosa de la Presencia.  

 

Sólo hay un Ser, un ver, un conocer, un escuchar, un intuir, un vivir, un sentir, un percibir por los sentidos o por resonancia a cada instante, y, para nada, esta visión, me pertenece o es de mi propiedad.