Existir significa existir. Ser significa Ser. Vivir significa vivir.

 

En mi íntima soledad tuve que derramar muchas lágrimas, porque vivía totalmente hipnotizada, sin ver la realidad. Todo es efímero en esta Vida, todo es de la naturaleza de un sueño, excepto la luz de la Presencia del Ser, excepto la visión natural de EsoQueEs.

 

La visión que ve las cosas tal como son realmente, es como un fuego que va quemando todo lo ilusorio, va purificando la ausencia de la mente. En mis ausencias, lo único que me mantiene viva y despierta es la Presencia.  Nací para ser, para amar toda la experiencia predestinada a vivir, no para que me amen toda la existencia. No nací para aparentar, ni para tener, poseer o retener, tampoco nací para tener apego a las cosas.  porque nada me pertenece. Tampoco nací para vivir sólo informada, nací para hacerme consciente de la totalidad de mi verdadero Ser.