La fotografía es Vida deleitándose con el milagro de la Luz.

Cuando no hay nadie detrás, ni delante del visor, lo que queda es Vida divirtiéndose con todo lo que ve, pero, por más fascinante que sea el espectáculo exterior, no se puede comparar con todo lo que uno siente y experimenta en la intimidad.